Música y Café

Nada como escuchar una canción acompañada de una taza de café, los aromas se mezclan perfectamente y ese momento se vuelve perfecto.

La cafetomanía va ligada intrínsecamente con melomanía, la clave de todo esto es nunca desaprovechar la oportunidad de poner varias cucharadas de melodía a nuestra bebida favorita, el café. Una mirada atravesaba el cuarto, ignoraba a sabiendas todos los distractores posibles, surcaba figuras humanas y penetraba en todo aquello que se entrometiera en su camino pues su objetivo era claro, hacer contacto directo con unos ojos, ojos que llamaron su atención inmediatamente y que demandaban ser tomados en cuenta. Él empezó a admirar su personalidad irradiada, su firme pero sutil cuerpo, curvilíneo y seductor, capaz de derretir hasta el más fuerte carácter y su voz, que llenaba el ambiente con una acústica perfecta, auténtica, sin argumentos que guardar y con una honestidad plena.

Se acercó y la tomó con decisión, sabía que este momento iba a cambiar el rumbo se sus vidas, tomó una silla y decidió sentarse, la colocó en sus piernas, como se coloca a quien se ama y empezó el diálogo. Rasgó cada cuerda con suavidad, con delicadeza suficiente para que cooperara y fue justo ahí, el inicio de ese momento mágico en que todo el mundo desaparece, sólo queda el hombre y una guitarra.

“It Might Get Loud” ejemplifica notablemente la relación casi carnal de tres hombres con el instrumento que los ha acompañado gran parte de su vida, la guitarra. Jimmy Page (Led Zeppelin), The Edge (U2) y Jack White ( The White Stripes, The Raconteurs) inician una reunión casi soñadora de sus experiencias como músicos; el documental hecho en el 2008 explica a detalle la vida y obra de cada uno y sin saberlo, nos envuelve con esa genial atmósfera musical y espiritual que nos transporta a épocas diferentes, vivencias duraderas e influencias obligadas para cualquiera que decida tomar un instrumento.

David Guggenheim (Director) juntó en una habitación a tres momentos infalibles en la historia de la música, obteniendo así una explosión de anécdotas, risas y melodías que agradeceré por largo tiempo. “It Might Get Loud” es un documental bien logrado técnica y artísticamente, es ampliamente recomendable para aquél que quiera disfrutar de excelentes músicos y mejor aún, excelentes personas.